4 Ejercicios Para Glúteos Mejores Que Los Squats.

Siempre se busca la manera de alzar, incrementar y fortalecer los glúteos, por lo que necesitamos una fuerte rutina de ejercicios y una alimentación balanceada.

 Ojo, que hablamos del músculo más importante del cuerpo, por lo que es clave fortalecerlo, además que estéticamente, nadie quiere pasarlo por alto.

No solo las mujeres incluyen las rutinas de glúteos dentro de sus ejercicios, muchos hombres también lo hacen, aunque claro, es una minoría.

Para lograr unos glúteos perfectos, los expertos recomiendan que se debe entrenar un mínimo de tres veces a la semana, con unas sesiones de 15 minutos.

4 Ejercicios Para Glúteos Mejores Que Los Squats.

Patada de caballo: 

Para este ejercicio, tenemos que apoyar las rodillas y las manos en el suelo, manteniendo el abdomen apretado.
Luego, levantamos nuestra pierna derecha, como si la idea fuera dar una patada al techo, ojo, que la planta del pie, tiene que estar paralela al piso.

Debemos mantenernos unos segundos y volvemos a la posición inicial, pero sin apoyar la rodilla a la colchoneta. Repetimos unas 9 o 10 veces antes de cambiar de pierna y posteriormente vamos aumentando las repeticiones por pierna. A la segunda semana pueden ser 20 repeticiones y al mes, podemos agregar peso a las pantorrillas.

 A cuatro patas: 

En este ejercicio nos colocamos “a cuatro patas” o a cuatro puntos, con la espalda y los brazos rectos, además de los abdominales firmes, aunque podemos poner los codos en el suelo, en caso de dolor. Levantamos una pierna hacia atrás, de forma recta la subimos y la bajamos sin que llegue al suelo.

Después, repetimos con la otra pierna, algo que nos permite endurecer los glúteos de manera rápida.

Peso muerto: 

Nos paramos frente a una barra con pesas, con los pies separados a una distancia, un poco menor que el ancho de los hombros. Después, nos colocamos en cuclillas, empujando las caderas hacia atrás, mientras sujetamos la barra, separando los brazos al ancho de los hombros.

Los mantenemos de esa manera, mientras la cabeza y la columna se encuentra alineadas. Vamos a levantar la barra, ayudando con el pecho y no con las caderas, al momento que llegue a la altura de las rodillas, debemos empujar las caderas hacia adelante, hasta quedar erguida.

Luego, se contraen los glúteos sin arquear la espalda, con lo que concluimos invirtiendo el movimiento, antes de repetir. Ojo, con el peso que debemos levantar. Debemos estar asesorados.

El puente: 

Nos tumbamos boca arriba, con nuestras piernas abiertas y dobladas a la misma distancia de la cadera, mientras que los brazos tienen que estar estirados a lo largo del cuerpo. Empezamos a levantar el cuerpo del suelo, lentamente, apretando los músculos del abdomen y los glúteos, hasta que lleguemos lo más arriba que podamos, ojo con inventar más de la cuenta.

Luego, descendemos lentamente, hasta que la espalda esté en el suelo.