Elimina la flacidez de todas las partes de tu cuerpo, solo necesitas una pared y esta rutina transformadora.

Si estás bajo un régimen para bajar de peso o ya bajaste de peso pero notas que varias partes de tu cuerpo están blandas, sin consistencia, sin fuerza, te vendrán bien estos ejercicios contra la flacidez.

Están orientados a fortalecer piernas, brazos, glúteos, abdomen de una forma distinta y hasta divertida: ¡con ayuda de la pared! Inténtalos nena.

Elimina la flacidez de todas las partes de tu cuerpo, solo necesitas una pared y esta rutina transformadora , no olvides #compartir

Elimina la flacidez de todas las partes de tu cuerpo, solo necesitas una pared y esta rutina transformadora , no olvides #compartir

Sentadillas.

Debes separar las piernas a la altura de la cadera, mantener los pies alineados y la espalda pegada a la pared. Si al principio no puedes ir hasta abajo, no desesperes, poco a poco lo lograrás, lo importante es que cuando hagas la sentadilla, no separes la columna de la pared. Hazlas con o sin mancuernas.

Sentadilla con piernas elevadas

Es la misma técnica que la anterior sentadilla pero con mayor intensidad; eleva y elonga una pierna en flex y baja. Cuando estés en la sentadilla, sube y baja la pierna que tienes elevada; luego levántate yu cambia de pierna.

Pequeña rutina de fortalecimiento de abdomen.

Esta rutina también te ayudará a fortalecer piernas y glúteos, aunque principalmente el abdomen porque tienes que mantenerlo contraído para ayudarte a soportar las elevaciones de la piernas y de la cadera. En el ejercicio 1 es importante que mantengas tus glúteos pegados a la pared y las piernas bien elongadas.

Aquí una segunda opción de rutina para lograr un abdomen plano.

Flexiones de brazos con pared.

Ponte frente a la pared, sepárate unos 60 centímetros de ella y coloca las manos sobre la pared a nivel del pecho. El objetivo es realizar flexiones llegando a tocar con la nariz la pared y sin sacar tus pompas. Manten tu coxis adentro y abajo.

Para espaldas y hombros.

Coloca los talones contra la parte baja de una pared, inclínate hacia delante y separa las manos al ancho de los hombros en el piso. Camina con los pies hacia arriba de la pared hasta que tu cuerpo forme un ángulo de 90° (a). Eleva la pierna derecha y vuelve a la posición inicial; repite ahora con pierna izquierda.

Escalada.

Sube por la pared con el apoyo de los pies y avanzando con las manos por el suelo hasta la vertical, vuelve de forma controlada.