Glúteos perfecto con esta técnica revelada por un entrenador 

Lo más importante al momento de llevar a cabo esta rutina para tonificar los glúteos es la constancia, así como de acompañar los ejercicios de una dieta balanceada.

El mayor deseo de las mujeres es el de tener una figura esbelta y con curvas bien definidas.

Una de las partes que más nos preocupan, aparte del abdomen y los cauchitos o michelines, son los glúteos y la celulitis que se forma alrededor de ellos y en las piernas propiamente.

En general, el deseo es tener unos glúteos grandes y bien tonificados, pero esta puede resultar una tarea sumamente difícil. La flojera, el cansancio y la pereza generada por el ejercicio agotador son casi siempre el impedimento número 1 para iniciar una rutina.

Es importante que sepas que, como con todo ejercicio, es importante que mantengas una dieta balanceada. Evita por completo las grasas saturadas y todo aquello que ayude a la formación de celulitis y grasa localizada en los glúteos.

EJERCICIOS PARA AUMENTAR LOS GLÚTEOS

1. PESO MUERTO

Es excelente para trabajar la parte inferior de los glúteos. Se puede hacer con peso o sin él, pero lo recomendable es emplear el uso de mancuernas o barras.

Inclina las caderas hacia atrás flexionando ligeramente las piernas.
Mantén esta postura por unos segundos y luego suelta.
Es importante que cuando vuelvas a la posición inicial contraigas el glúteo, en esto es que se basa la efectividad del ejercicio.

Si usas peso, lo recomendable es colocarlo delante de ti, con los brazos estirados o a los costados.
Realiza de 10 a 15 repeticiones en series de 5.

2. SENTADILLAS

Este es el ejercicio más conocido para aumentar el tamaño del glúteo. Hay infinidades de posturas para hacer unas sentadillas adecuadas. Lo que te recomendamos es que comiences a hacer sentadillas sin peso y luego comiences a añadirlo poco a poco, para ir ejerciendo más presión en los músculos.

La manera correcta de realizar una sentadilla es parándote derecho, preferiblemente con las piernas bien separadas.
Flexiona las rodillas, sin sobrepasar la punta de los pies, mientras sacas tu cadera ligeramente hacia atrás.
Baja hasta donde puedas y vuelve al inicio.
La mejor manera es repetir este movimiento unas 10 veces en sesiones de 5.
Si sientes que estás ejerciendo la fuerza sobre las piernas, abre más las piernas. Esto permitirá incluso más trabajo para la zona de los glúteos.

3. ZANCADAS O DESPLANTES

Este ejercicio es uno de los más efectivos y con mejores resultados.

Párate de manera erguida, con la espalda derecha y simula dar un paso, estirando la pierna hacia adelante.
Usa una pesa o una mancuerna y mantenla en tus brazos. Flexiona las rodillas, baja y vuelve a subir sin quitar la posición.
Realiza 10 repeticiones cada 5 series.