La dieta sueca: come lo que quieras mientras adelgazas siguiendo unas simples reglas…

Cuando se trata de perder peso, las personas intentan seguir todo tipo de dietas con la esperanza de que les ayude a alcanzar sus objetivos. Si bien es cierto que algunos planes dietéticos funcionan realmente, otros son inútiles.

Sin embargo, hoy os traemos una dieta que promete resultados positivos, siempre y cuando se siga de la manera correcta.

Una vez hayas leído y comprendido todo, no te sorprenderá el hecho de que la gente se vuelva loca por este método que ayuda a bajar esos kilos demás. Si ya has probado otros planes y no te han dado resultado, continúa con nosotros…

LA DIETA SUECA: COME LO QUE QUIERAS MIENTRAS ADELGAZAS SIGUIENDO UNAS SIMPLES REGLAS…

La dieta por la que muchos internautas han comenzado a hablar en las redes sociales y otros sitios webs se llama “dieta sueca”. Es un plan bastante fácil de seguir que promete darte una figura asombrosa en poco tiempo. Y si te estás preguntando si este método tiene algo que ver con el menú clásico sueco, no es así.

Sin embargo, la dieta sí que fue concebida por un grupo de nutricionista de esta nacionalidad. ¿Por qué funciona? Básicamente, porque tiene pocos carbohidratos y una gran cantidad de grasas buenas y proteínas. Aumenta lentamente el metabolismo, ayuda al proceso de la digestión y disminuye el apetito, lo que conlleva una pérdida de peso. Prosigue tu lectura a continuación…

Otra razón por la que muchísimas personas han probado esta dieta, es porque uno puede comer cuando lo desee y cuánto desee. Sí, hasta que te quedes completamente satisfecho. Y lo sorprendente es que a pesar de que no es estricta en cuanto a la ingesta de calorías, la dieta te puede ayudar a perder aproximadamente 5.5 kilos en dos semanas.

Ahora sabes por qué la gente se vuelve loca… Sin embargo, debes tener claro las estrictas pautas que hay que seguir sobre qué comer y qué no comer si quieres conseguir resultados. No te lo pierdas porque es muy interesante…

¿Qué puedes comer?

Los alimentos que mencionaremos a continuación no solo te proporcionarán la ingesta calórica moderada que tu organismo necesita para acelerar el procedimiento de pérdida de peso, sino que también te brindarán los nutrientes esenciales para el cuerpo.

Para empezar, puedes comer cualquier tipo de carnes (pollo, ternera, cordero, pavo, cerdo), pescados y mariscos, pero siempre debes hervirlos, cocerlos o cocinarlos en el horno. Asimismo, debes optar por los huevos orgánicos, aunque si no puedes encontrarlos, puedes utilizar los regulares. Trata de hervirlos, freírlos, hacer un revuelto o una tortilla usando siempre unas gotas de aceite de oliva. ¡Sigue leyendo para saber más!.

Por otro lado, intenta comer siempre vegetales que crezcan por encima del suelo, entre los que se incluyen: repollo, coliflor, champiñones, pepino, cebolla, pimiento, tomate, brócoli, coles de Bruselas, espárragos, calabacín, berenjena, aceitunas, espinacas, lechuga, aguacate, etc.

Aunque es cierto que la patata no se cultiva de esta manera, también puedes comer siempre y cuando sea hervida, horneada o a la parrilla. Asimismo, puedes ingerir productos lácteos que sean ricos en grasas: yogur griego o turco, mantequilla, crema agria, queso cremoso, quesos altos en grasa, etc.

Del mismo modo, los frutos secos y otras semillas no pueden faltar en tu dieta, por lo que puedes comer nueces, almendras, pipas de girasol, pipas de calabaza, avellanas, nueces brasileñas, anacardos… ¡Siempre con moderación! Además, tendrás que beber abundante agua al día (aproximadamente 2 litros), algún café (se permite la leche condensada) y té (que no tenga edulcorantes).

En cuando a los aceites, opta siempre por aquellos con grasa vegetal como el aceite de oliva. También están permitidos otros artículos, como la avena, el centeno y otros cereales.

Puedes comer los siguientes alimentos, pero no deberías más de dos veces durante un período de 7 días, ya que pueden ralentizar el proceso de pérdida de peso: Verduras como la remolacha, la zanahoria y el apio; Las frutas ya contienen bastante azúcar (fructosa), por lo que sientes la necesidad de comer algo realmente dulce, opta por una fruta en lugar de un bollo o similar; Y, si tienes unas ganas enormes de comer chocolate, asegúrate de que sea negro con al menos un 70 por ciento de contenido de cacao o más; En cuanto a las bebidas, céntrate en el vino tinto o blanco seco, whisky, brandy y vodka, pero con mucha moderación.

¿QUÉ NO PUEDES COMER?

Puede ser difícil de controlar, pero debes seguir estrictamente esto para obtener mejores resultados. Bebidas: nada de refrescos, zumos endulzados, cerveza, aceites refinados o margarina. Además, es mejor evitar la leche, tanto descremada como regular, ya que pueden contener una gran cantidad de azúcar. Dulces: olvida los pasteles, azúcares, chocolates con leche, postres, helados, magdalenas, barras de granola, edulcorantes artificiales y productos lácteos azucarados.

Granos, almidones y otros artículos: muesli, pan, pasta, arroz, papas fritas, gachas, legumbres, frijoles o lentejas, ya que son muy ricos en carbohidratos. Por último, aunque la dieta no requiere ejercicio, tampoco pasará nada si haces algo de vez en cuando. Además, asegúrate de no tener problemas de salud