pasa esto por tus lentes y remueve todas las marcas y rayones.

Todos los que tienen que llevar lentes para ver bien sufren dificultades muy molestas.

¿A quién no le ha pasado que sus lentes se empañen súbitamente al estar en un lugar muy caluroso o frío? ¿Cuántas veces se te han manchado y has tenido que detenerte a limpiarlos en momentos poco convenientes?

Los lentes son una gran facilidad, pero a veces tenemos que lidiar con estos problemas que nos quitan tiempo valioso.

Hay muchos que no pueden costearse lentes de contacto o cirugías oculares, por lo que se ven obligados a aguantar las dificultades de llevar lentes. Eventualmente, casi todos acabaremos por usarlos cuando nuestros globos oculares se desgasten.

pasa esto por tus lentes y remueve todas las marcas y rayones.

Por esto recurrimos a cualquier mezcla o spray que ayude a limpiar nuestros lentes, sin pensarlo dos veces. Queremos estar en plena capacidad de ver todo lo que hay a nuestro alrededor, y tenemos todo el derecho de desear esto.

Así que aquí te trajimos herramientas que no tardarás en utilizar. Recupera tus lentes y límpialos de todas las impurezas que pueden estar perjudicándolos.

NO SUFRAS MÁS POR LOS CRISTALES EN TUS ANTEOJOS

Tenemos dos posibles soluciones para tus problemas con los anteojos:

· Bicarbonato de sodio: debes tomar bicarbonato y añadirle la suficiente agua para hacer una pasta. Frota esa pasta por ambos lados de los cristales, de manera que

limpiarás todas las molestas impurezas y eliminarás las bacterias y microbios que se han acumulado en esos cristales. Enjuaga luego con agua fría y tendrás tus lentes como nuevos.

· Pasta de dientes: valiéndote de un algodón, frota pasta de dientes a ambos lados de los cristales para reparar las marcas y eliminar toda la suciedad que se adhiere a tus cristales. Cuando hayas acabado, enjuaga usando agua fría y sécalos para que estén listos para portarlos de nuevo.

Además de esto, tienes que utilizar los medios usuales para proteger tus lentes:

1. Busca un buen estuche en que los puedas guardar sin que se deformen. No sólo protegerá a tus lentes de la suciedad exterior sino que también puede mantener su forma y fortaleza con mayor firmeza.

2. Cierra el armazón de los lentes cada vez que vayas a dejarlos apoyados en algún lugar.

3. No lleves tus lentes cerca de algún lugar donde haya aerosol de ningún tipo, pues eso puede dañar las propiedades de tus cristales.

4. No coloques tus anteojos sobre tu cabeza, siempre deben ir en el puente de tu nariz. Colocarlos en tu cabeza puede hacer que el armazón pierda su alineamiento, y no puedes permitir que eso ocurra o tendrás que comprar un nuevo par de lentes.

Comparte para que otros que usan lentes puedan disfrutar de una mejor experiencia con estos ayudantes visuales.