Realiza estos movimientos cada noche antes de irte a la cama y observa todo lo bueno que le sucede a tu cuerpo.

¿Te cuesta mucho conciliar el sueño en las noches? Si tienes este problema esto te puede interesar tanto que al terminar de leerlo lo pondrás en práctica sin pensarlo dos veces, y los resultados serán fantasticos.

Anuncios
Hoy te mostramos unas posturas de yoga muy efectivas que te ayudarán a relajar tu cuerpo y te permitirá conciliar el sueño de una manera plácida. Observa hasta el final y descubre cuáles son esos ejercicios.

Muchos tenemos que dar vuelta y vueltas en la cama antes de quedarnos dormidos. Cuando nos pasa muy a menudo, terminamos sintiéndonos agotados durante el día. Sin embargo, este problema lo podemos combatir fácilmente con movimientos de yoga.

A continuación, te dejamos una lista de ellos, para que logren conseguir un sueño profundo y relajante.

Balanza o Postura del Niño:

Si tienes problemas en las rodillas, no te recomendamos este ejercicio. Pero si no tienes ningún problema relacionado, te animamos a que lo hagas sin pensarlo dos veces. Sentirás como tus hombros, estomago, espalda, sistema nervioso y mente se relajan.

Debes tratar que tus talones choquen con tu trasero, si no puedes, dobla una manta y ponla sobre los talones. Además, puedes estirar los brazos hacia adelante. Recuerda respirar profundo mientras realizas esta posición de yoga.

El Zapatero Acostado:

Esta posición también es conocida como la postura de la mariposa. Para realizarla, acuéstate sobre tu espalda. A continuación, levanta las rodillas, pega muy bien los talones, y deja caer lentamente las rodillas.

Muchos no pueden tocar el suelo con las rodillas, si ese es tu caso, coloca almohadas a los lados para que las relajes. Tus brazos deben estar en el suelo, totalmente relajado y debes respirar profundamente.

Espalda Rodante:

Anuncios

Acuéstate boca arriba en el suelo y agarra tus rodillas, llevándolas al pecho, como se ven en la imagen. Ahora, deberás girar de un lado al otro con mucha suavidad. Haciéndolo, estirarás y masajearás la parte inferior de tu espalda.

Al hacerlo, asegúrate de relajar los hombros y no dejarlos tensos. Recuerda siempre respirar profundamente.

Torsión de Columna Supina:

Túmbate sobre tu espalda en el suelo y sube lentamente las rodillas. Ahora, las dejarás caer suavemente hacia el lado derecho. Para estabilizar las piernas, puedes agarrar los muslos con la mano derecha.

Al mismo tiempo, debes estirar el otro brazo hacia la izquierda, girando tu cabeza en esa dirección. Mientras realices esta posición, trata de fundir tus hombros con el suelo y no olvides respirar profundamente.

Postura del Pez:

Sentado en la cama, dejarás caer los brazos por detrás de tu espalda. Ahora, deslizaras las palmas de las manos hacia abajo, por debajo del final de los glúteos.

Mientras los deslizas, ve presionando la parte inferior de tus brazos contra en piso. Esto hará que flexiones un poco los codos, levantes la parte superior del cuerpo y abras el pecho. Respira profundamente entre 5 y 10 veces y quédate tumbado, sacando las manos de abajo.

Meditación:

Siéntate sobre una manta gruesa o un libro bien gordo y cruza los pies como en la imagen. A continuación, estira tu columna hacia arriba y relaja los hombros. Ahora, concéntrate en tu respiración, y no dejes que nada te distraiga, solo tu respiración.

Es bueno poner una alarma con los minutos que quieres permanecer meditando. Simplemente mantente ahí, sin pensar en nada más, solo en tu respiración profunda.

Anuncios