una pareja adopta 3 hijos. ¡cuando los vecinos ven lo que hacen tienen que intervenir!

Esta historia es la prueba de que la familia es mucho más importante de lo que pensamos.

Julia Washington y su marido ya tenían dos hijas biológicas cuando decidieron aumentar su familia mediante la adopción. Querían darle un hogar a un niño huérfano.

Los hermanos Michael, Jess y Camden viven juntos en un orfanato. Michael tiene 6 años y, a su tierna edad, ya se considera el protector de sus hermanos.

Más que ningún otro, Jess necesita su apoyo, ya que sufre parálisis cerebral. Esta enfermedad provoca espasticidad, una enfermedad que afecta a la coordinación de las extremidades.

una pareja adopta 3 hijos. ¡cuando los vecinos ven lo que hacen tienen que intervenir!

Los niños que sufren esta enfermedad no suelen ser adoptados. Pero cuando la familia Washington conoció a los hermanos, lo tuvieron claro desde el primer momento: los pequeños se ganaron su corazón.

Nunca hubieran podido llevarse solo a uno de los niños. Aunque ellos solo querían adoptar a un niño, sabían que estos 3 hermanos eran inseparables.

Una pareja adopta 3 hijos. ¡cuando los vecinos ven lo que hacen tienen que intervenir!

Así que tomaron una importante decisión: ¡adoptar a los 3 hermanos! Así, su familia pasó de 4 miembros a 7. Esto suponía un gran reto, sobre todo porque Jess necesita muchos cuidados debido a su enfermedad. Pero Julia y su marido estaban deseando adoptar a los 3 hermanitos. Sin embargo, el momento de alegría se vio interrumpido por una repentina llamada del orfanato: es la primera vez que Julia supo de la existencia de Elijah.

Elijah tiene 17 meses y es el hermano pequeño de Jess, Michael y Camden. Elijah necesita especiales cuidados y cuando era solo un bebé lo enviaron a un orfanato a más de 1500 km. Pensar que el pequeño había sido separado de sus hermanos durante tanto tiempo partió el corazón de Julia. Pero, ¿qué podía hacer?

La dirección del orfanato le preguntó si también quería adoptar a Elijah. Aunque no había nada en el mundo que Julia quisiera más, un sexto niño, que además era un bebé, era simplemente demasiado. Aún se estaba acostumbrando a cuidar de un hijo discapacitado y esto era un gran reto de por sí. Julia no pudo parar de pensar en Elijah durante días. Estaba segura de algo: un bonito y lindo bebé como Elijah sería adoptado rápidamente. Pero entonces crecería alejado de sus hermanos. ¿No se volverían a ver? ¿Y era justo que por ser el más pequeño viviera separado de los demás?

Entonces a Julia se le ocurrió una solución: llamó a su vecina y amiga, Jay Houston.

Jay había sido adoptada de pequeña. Hoy está felizmente casada. Ella y su marido tienen dos hijos biológicos y, porque entiende lo importante que es tener una familia, también tienen a 4 niños adoptados.

Julia le pidió a su amiga que adoptara a Elijah para que este pudiera crecer cerca de sus hermanos, en una familia que lo quisiera.

Jay no lo pensó mucho. Ella y su marido pidieron enseguida los documentos necesarios para la adopción. Puesto que ya se había demostrado que eran estupendos padres adoptivos, la agencia de adopción estaba encantada de que quisieran adoptar al pequeño Elijah. Las “nuevas” madres se hicieron la promesa de que los 4 niños crecerían siempre como hermanos y podrían considerar ambas familias como propias.

Así que Elijah llegó a su nueva familia: los Houston. Michael, Jess y Camden saben que Elijah es su hermano pequeño.

Todos los niños, ya sean familia o no entre sí, son queridos y protegidos. Ambas familias pasan mucho tiempo juntos y se aseguran de que los hermanos pasen el mayor tiempo posible juntos. Y, como son vecinos, pueden pasarse los unos por la casa de los otros sin problema. Ahora no son dos, sino UNA enorme familia, con una gran unión y amor los unos por los otros.